A primera vista, la excavación a gran escala de materias primas parece que destruye la naturaleza y perjudica la biodiversidad. Pero las canteras y las graveras son hábitats muy importantes de plantas y animales que se desplazan por la urbanización de otras zonas. Numerosos estudios científicos han demostrado que las canteras, las graveras y otras minas a cielo abierto pueden ser muy valiosas para proteger el medio ambiente ya que son hábitats no alterados para especies raras o protegidas.

Antes de comenzar los trabajos de extracción en un sitio determinado, HeidelbergCement realiza una evaluación del impacto ambiental. Una parte importante de esta evaluación es el diálogo con diferentes partes interesadas como los responsables de medio ambiente, organizaciones para la conservación de la naturaleza y comunidades locales. 

Durante el período de extracción, HeidelbergCement estimula cualquier forma de promoción de la biodiversidad. A través de medidas adecuadas de gestión de la biodiversidad (como los Planes de Gestión de la Biodiversidad), las operaciones de extracción bien planificadas que continúan creando dinamismo en el paisaje y tienen en cuenta las épocas de cría, así como a través de la formación de los empleados de la cantera, HeidelbergCement demuestra que las actividades modernas de extracción y la promoción de la biodiversidad pueden ir de la mano.

HeidelbergCement es la primera compañía del sector de materiales de construcción que ha implementado una directriz para fomentar la biodiversidad en sus canteras a través de estándares consistentes de reclamación y renaturalización. Todas las formas de uso después de la extracción que se debaten con las partes interesadas, como la creación de reservas naturales, terreno agrícola, bosques o parques recreativos tienen el objetivo de crear o incluso aumentar la biodiversidad local. La Directriz de Biodiversidad de HeidelbergCement es obligatoria para nuestras explotaciones en Europa. Una versión adaptada sirve de directriz para nuestras actividades en Asia.